El “juguete más agudo, mortal y afilado” con el que juegas es la creencia de que eres un cuerpo.


VIDEO CON LISA NATOLI

 


DÍA 9 AUDIO EN ESPAÑOL


No eres un cuerpo. Eres Espíritu. Eres la Luz del mundo.

Todavía pareces tener un cuerpo – Todavía tengo un cuerpo – pero no es lo que soy. No es lo que eres.

 


El amor es lo que eres.


 

 

Así que estamos dejando a un lado esta creencia de que somos cuerpos. Estamos abriéndonos a recordar nuestra verdadera identidad y a comenzar a vivir en el Instante Santo.

El instante Santo es el momento en que decides que lo es. Es un momento de pura comunicación, de dar y recibir, y aquí es cuando comienza la aventura.

Me siento honrada, bendecida y privilegiada de estar caminando este camino contigo.

Gracias por estar aquí.

Estoy impresionada por el aprecio de los mensajes que estoy recibiendo y por tu compromiso y dedicación a ver las cosas de manera diferente.

 

Hoy día 9, me refiero al Instante Santo, y lo importante es recordar que este trabajo no es acerca de tener pensamientos puros y santos todo el tiempo. No se trata de mantener una actitud positiva todo el tiempo.

Se trata de darse cuenta de los pensamientos y no querer aferrarse a ninguno de ellos. Ése es el único requisito.

He aquí una frase que me encanta de Un Curso de Milagros:


“La condición necesaria para que el Instante Santo tenga lugar, no requiere que no abrigues pensamientos impuros. Pero sí requiere que no abrigues ninguno que desees conservar.”
– Un Curso de Milagros.


Vas a seguir teniendo pensamientos que “no son puros” – pensamientos de ataque, de separación, de culpa, ira, preocupación, miedo – y eso está perfectamente bien. El único requisito es que no desees mantener estos pensamientos – que estés dispuesto a dejarlos ir.

 

Por favor asegúrate de ver el video de hoy (o escuchar el audio o leer la transcripción) – Le puse mucha información que será útil a medida que avanzamos.

Con Amor,
Lisa

 


EJERCICIO / PRÁCTICA DEL DÍA:

  1. Ver el vídeo (o escuchar el audio o leer la transcripción).
  1. Descanso, Relájate, Confía.

 


Si has encontrado que este programa ha sido de valor para tu vida, siéntete en libertad para contribuir con una donación, esto permitirá que el programa se pueda seguir ofreciendo gratuitamente.
Quiero Donar
Únete a Nuestro Grupo de Facebook

 


TRANSCRIPCIÓN DE VIDEO/AUDIO:

Día 9: El Instante Santo

 

Hola soy Lisa. ¡Bienvenido! Este es el día 9 y el tema de hoy es: “El Instante Santo.”

Me gustaría que fuera un día de descanso para ti. Sé que he estado poniéndote un reto, te he estado empujando, lo he pedido a muchos de ustedes y les agradezco por mantener el ritmo de esto. Hice esto deliberada e intencionalmente porque la mente realmente quiere llevarlos al ritmo que ella quiere. Yo quería realmente cambiarte, hacerte que tú hicieras ese cambio, en realidad sólo empujarte a hacerlo, y es lo que has estado haciendo.

Al mismo tiempo, no es un hacer, realmente el proceso ya está ocurriendo, no es un proceso porque ya estás allí, ya que eres todo, ya eres perfecto. Así que estamos permaneciendo en ese lugar y empiezas a sentirlo, ya empiezas a verlo.

Quería hoy leer esta frase de Un Curso de Milagros, Capítulo 15: “El instante santo” porque es importante lo que está sucediendo ahora mismo, es decir, que te he pedido mirar realmente a tus resentimientos. Mira a tus problemas, tu dolor, tu dificultad. Así, al inicio de este programa, hay mucho entusiasmo y emoción porque vamos a mudarnos a un lugar de amor y a permanecer en ese lugar. Pero lo que se descubre es, que mientras el sistema de pensamiento del miedo siga ahí, y no haya sido desmantelado, no se puede permanecer ahí de forma consistente.

Esto es el por qué las personas que tratan de ser espirituales no les funciona. Si alguna vez has tomado la decisión de que vas a ser amable, agradable, generoso, servicial y que vas a hacer cosas buenas en el mundo y te sientes enojado, te sientes cansado, te sientes frustrado. Es porque no has entrado al sistema del pensamiento del miedo; sin embargo, tienes que ir.

Lo que he estado haciendo es… te he hecho hacer el compromiso que esto es lo que querías, que querías saber que eres Espíritu. A continuación, te llevé. Y todo esto es de un Curso de Milagros, yo no he inventado esto. Pero les llevo al lugar donde la mayoría de la gente jura que nunca va a ir: a mirar el miedo.

Lo que hacemos aquí en la condición humana es todo excepto mirar al miedo. Lo empujamos a un lado, lo llamamos por otros nombres, lo negamos y tratamos de ocupar nuestro tiempo haciendo cosas para tratar de ser felices. Es por eso que quería demostrarte visualmente que cómo es cuando estás en el sistema de pensamiento del miedo e intentas ser feliz, no vas a ninguna parte, literalmente, no te conduce a nada.

Lo que sucede ahora es que te he pedido que mires tus resentimientos, que llegues justo al miedo y ahora lo que está sucediendo es que estás viéndolo, no quiero dejar que algunas de estas cosas se vayan, y es tan bueno porque éste es el lugar donde se produce un cambio real. Quería leer esta frase para ti, porque lo que está sucediendo ahora en muchas personas es que la oscuridad regresa, la culpa regresa, estos sentimientos de “yo no lo estoy haciendo bien” están ahí.

La frase dice: “La condición necesaria para que el Instante Santo tenga lugar no requiere que no abrigues pensamientos impuros. Pero sí requiere que no abrigues ninguno que desees conservar”. Así que vas a tener absolutamente pensamientos de ataque, de juicio, de culpa, de vergüenza, todos los pensamientos que tenías antes y eso está bien. Pero lo que es un requisito es que no se vayan a guardar.

Cuando tienes una situación en tu vida que no puedes dejar ir, tienes esta persona que te hizo algo horrible y no sabes cómo puedes perdonarla. Todo lo que se requiere es que no mantengas este pensamiento, y yo realmente quiero que sepas que esto es debido a que te estás viendo a ti mismo como un halcón.

Te estás viendo y diciendo, “Ah sí, me siento culpable. Siento que no estoy haciendo este programa correctamente” y ya estás controlando el pensamiento diciendo: “No quiero aferrarme a ese pensamiento nunca más.” A lo que estamos entrando ahora es a dar los pensamientos al Espíritu Santo, no estamos quedándonos con esos pensamientos más. Es por eso que te pedí que no arregles, gestiones, controles o comprendas nada más.

Lo que estamos haciendo es, que estamos entrando en una nueva etapa ahora donde hay una comunicación perfecta, sólo por esta entrega perfecta y recepción en donde estás ahora en este espacio que se llama “el Instante Santo”. Es este momento ahora, ya no estás permitiendo que tu mente te lleve al pasado tanto con las historias sobre las cosas que te sucedieron en el pasado o las que van al futuro y a la planificación.

La primera cosa que tiene que pasar es que el sistema de pensamiento que está atrapado en el tiempo y el espacio, tiene que ser desmantelado y eso es lo que hemos estado haciendo. Así que lo que está ocurriendo en este momento es que estás reconociendo que esto no está funcionando de la forma en que pensabas que iba a funcionar, pero que realmente funciona perfectamente. Quiero que lo sepas.

Esto es un deshacimiento y en realidad estoy feliz por escuchar los comentarios de la gente diciendo, “Esto no se siente bien”, porque eso significa que está funcionando, ¡realmente lo está! Es el lugar donde estás diciendo, “Está bien, no sólo voy a ser una versión feliz de lo que creo que se supone que debe ser, ya que lo que está sucediendo ahora es, que tu mente está abierta y la luz comienza a fluir.

Va a venir de un lugar totalmente diferente. Tu generosidad, tu ayuda, tu amabilidad, no va a venir del lugar del miedo cuando haces esas cosas. Va a ser la luz que fluye a través de ti y que es justo lo que te permite salir adelante. Va a ser tan fácil ahora. Lo primero es estar dispuesto a no mantenerte pegado en el tiempo y en el espacio, es por eso que es importante que nos fijemos en tus resentimientos.

Así que realmente quiero que sepas esto, que cuando tienes pensamientos de ataque, de juicio, de culpa y todas esas viejas ideas que se presentan, quiero que sepas que eso es normal. Pero sólo tienes que tener la voluntad de no aferrarte a ellas.

Lo que vamos a hacer es entrar ahora a, ¿qué hacer con esos pensamientos? Se los das a Cristo, se los das al Espíritu Santo, se los das a Dios, no te aferras a ellos. No tratas de arreglar nada nunca más, dices: “Yo no quiero retener este pensamiento. No quiero quedarme con este resentimiento” y no tienes que saber cómo solucionarlo. Simplemente tienes que decir: “Yo no quiero que se reproduzca más este pensamiento en mi mente. Quiero dejarlo ir para que esa comunicación perfecta pueda comenzar”. Eso es lo que realmente quieres, es la creación; empezar a hacer las cosas que Jesús hacía.

Es un lugar que es desconocido y no muchas personas han entrado en este espacio y estoy agradecida de que estés aquí dispuesto a hacer esto. Pedí, en el último par de días, ver cuáles son los “juguetes afilados para niños”; estamos poniéndolos lejos ahora.

El juguete más agudo y mortal que se juega es la creencia de que eres un cuerpo. Tú no eres un cuerpo, eres pura luz, eres Espíritu puro, eres el amor puro. Todavía pareces tener un cuerpo, todavía tengo un cuerpo y es un regalo para mí ahora, porque es una forma en que la luz puede entrar en el mundo; sin embargo, no soy eso. Yo soy la luz y tú eres la luz, por lo que estamos dejando ir esta creencia de que somos cuerpos y nosotros mismos nos estamos abriendo a nuestra verdadera identidad para comenzar a vivir en el Instante Santo. El Instante Santo es el momento en que decides que lo es. Es ese momento de creación pura, comunicación perfecta, de dar y recibir, y aquí es donde comienza la aventura..

Te agradezco por estar aquí conmigo. No hay tarea hoy, quiero que simplemente descanses. Quiero que acabes de saber que donde quiera que estés, simplemente es perfecto y hay más en juego de lo que posiblemente puedas reconocer. Así que les doy las gracias con todo mi corazón por estar aquí. Los amo.

 

Únete a Nuestro Grupo de Facebook