“Vosotros sois la luz del mundo.”
– Un Curso de Milagros


VIDEO CON LISA NATOLI


DÍA 37 AUDIO EN ESPAÑOL

 

 


¡Hoy te ofrezco una práctica que funciona todo el tiempo!!


 

Aquí está:

Cuando te encuentras preocupado o pensando acerca de un problema, entra en el silencio durante el tiempo suficiente para recordar que Dios está contigo, que eres luz pura, que tu santidad bendice al mundo y que estás bien.

Yo también te pido hoy en el Día 37 que leas la Lección 37 de Un Curso de Milagros.

 


PRÁCTICA/EJERCICIO DEL DÍA:

1. Ver el video del Día 37 (o escuchar el audio o leer la transcripción).

2. Leer la Lección 37 de Un Curso de Milagros “Mi santidad bendice al mundo.”

3. Experimentar con la práctica de ir al silencio, descrito anteriormente


Descarga la Lección 37 – “Mi santidad bendice al mundo” de Un Curso de Milagros como un documento PDF para imprimir, haga clic en el botón azul por debajo. También es publicado al final de esta página web, desplácese hacia abajo para ver

Lección 37 PDF

 


Si has encontrado que este programa ha sido de valor para tu vida, siéntete en libertad para contribuir con una donación, esto permitirá que el programa se pueda seguir ofreciendo gratuitamente.
Quiero Donar

 

Únete a Nuestro Grupo de Facebook


TRANSCRIPCIÓN DE VIDEO / AUDIO:

Bienvenido. Soy Lisa. Hoy es el día 37 y el tema es “Tu Santidad Bendice al Mundo.”

Gracias por estar aquí conmigo. ¡Estamos casi al final de nuestros 40 días y lo hicimos! Hemos cumplido nuestro compromiso para completar los 40 días, no importando nada. ¡Eres increíble! Gracias por estar aquí conmigo.

Sólo quiero recordarte que tienes todo. Voy a darte una práctica muy simple hoy y te pido que leas el libro de ejercicios Lección 37 en el día 37, “Mi Santidad Bendice al Mundo.”

Si has disfrutado de este trabajo y te ha gustado este tipo de ideas, te animo a hacer el Libro de Ejercicios de Un Curso en Milagros. Se tardas un año, 365 Libro de Ejercicios. Si te gusta la manera en que yo enseño, he hecho 10 minutos de audio para cada lección con un mensaje y te puedes Inscribir se llama “Guía a 365 (Próximamente en Español). También tenemos un Programa de Maestría de 6 meses llamado “Vivir en Propósito” y voy a estar enviando algunos detalles acerca de eso.

Realmente quiero recordarte que tienes todo. Para muchas personas, que verdaderamente les gusta el apoyo y el aliento y la inspiración y ya está disponible para ti. Pero tú tienes todo lo que necesitas, porque tienes la luz de Dios y eso es lo que quiero mostrar hoy. Me encantan estas lecciones sobre la santidad, sólo recordar mi inocencia y que mi santidad bendice al mundo.

Lo que quiero que hagas como una práctica hoy es, sentarte tranquilamente y esto es algo que vas a comenzar a hacer de manera habitual, esta es la forma de vivir en el instante santo. Quiero que simplemente te sientes en el silencio cuando hay un pensamiento o una dificultad o un problema, una pregunta, una cierta confusión, tus pensamientos están volando o no saben qué hacer. Quiero que simplemente te sientes en el silencio y quiero que recuerdes la luz que eres. Quiero que accedas a ese lugar y no sólo de pensarlo conceptualmente, sino realmente ir sumergirte en esa profundidad.

La luz es lo que eres, así que no es realmente difícil de hacer. Quédate en ese lugar hasta que sepas que estás bien. Es solo éste lugar de como, “Está bien, Dios está conmigo, yo estoy bien. No tengo nada de que temer, todo va bien, estoy bien.” y a continuación, muévete de ese lugar. Estás recordando tu santidad y sólo toma un instante, no se tarda mucho.

La mayoría de las personas lo que hacen es, que oran a Dios para tener algo para que pase más tarde y esta era la razón por la que quería hacer los ejercicios durante los últimos 3 días de “Yo Quiero”, porque yo realmente quería que vieras el funcionamiento de la mente, que está orientada hacia el futuro. Siempre pensando, “Yo quiero algo” y que vendrá después.

Lo que estás comenzando a darte cuenta es de la inmediatez de los milagros y que tú lo tienes todo. Por lo que todo lo que estás pidiéndole a Dios que te traiga o ayude ya está aquí, Dios ya te ha dado todo. Así que todo lo que necesitamos hacer es entrar en la alineación con ello y recordar, y ahí es donde el silencio es importante, sólo para traer las energías de vuelta.

¿Recuerdas que al principio cuando dije que tus pensamientos son sólo remolinos y volando, estás pensando en el pasado y el futuro y tus problemas? Tómate un momento justo para estar y decir, “Bueno, vamos a tomar un segundo aquí.” No estás pidiendo nada, estás recordando y te estás volviendo consciente de la luz que eres, y eso es la lección de hoy, día 37, “Mi Santidad Bendice al Mundo.”

Dice, “Esta idea contiene los primeros destellos de tu verdadera función en el mundo, o por qué estás aquí.” Por lo tanto, ya hemos hablado de esto, tu función es ser la luz del mundo. Este es sólo el “primer destello” donde estás recordando tu santidad y tu Ser es eterno. No tienes que estar físicamente con nadie, no tienes que llamar o ponerte en contacto con ellos. Tu santidad bendice al mundo, esa es la razón por la que estás aquí.

Y continúa: “Tu propósito es ver el mundo a través de tu propia santidad” Así que, obviamente, tienes que actuar primero. Por lo que dices, “Bueno, yo soy santo. Yo soy la inocencia. Mi vida, mi Ser”, mi Ser con “S” mayúscula, “es pura luz. Eso es lo que soy y mi función es ver desde ese lugar.”

Dice, “Tu propósito es ver el mundo a través de tu propia santidad. De este modo, tú y el mundo sois bendecidos juntos”. Así que te pido que leas esta lección y tiene una práctica donde estás mirando alrededor tuyo y dices, “mi santidad bendice a esta silla, mi santidad bendice esta taza, mi santidad bendice a este computador.” Así que no estás usando tu mente para atacar más, estás utilizando tu mente para la única función que fue diseñada, para bendecir.

Luego dice, “mi santidad te bendice.” de manera que cada vez que una persona entra en tu mente, eres la bendición. Entonces, me encanta este último pedacito aquí, dice, “Los ejercicios cortos consisten en repetir la idea tan a menudo como puedas. Resulta particularmente útil aplicarla en silencio a todas las personas con las que te encuentres”, silenciosamente, “usando su nombre al hacerlo. Es esencial que uses la idea si alguien parece causar una reacción adversa en ti. Ofrécele la bendición de tu santidad de inmediato, para que así puedas aprender a conservarla en tu conciencia”.

Entonces, como dije hace unos días, ¡estás listo! Tú puedes hacer esto, todo el mundo puede hacerlo, basta con la voluntad de hacerlo. Así que esto es algo que vas a llevar contigo, donde accedes a la presencia de Dios. Este, me encanta porque siempre siento que hay mucho que hacer y no puedo hacerlo yo solo, sólo tomo un momento y permanezco en silencio hasta que me siento bien. “Dios está conmigo, soy toda luz. ¡Ah sí!”

Y lo sientes, sentirás, “Estoy bien, estoy bien. Todo está en buenas manos.”

Verás absolutamente que la imagen física de tu mundo comienza a cambiar. No es simplemente una afirmación positiva, se siente la presencia de Dios, sientes que tu Guía está contigo, y vives desde ese lugar y todo cambia.

Así que te doy las gracias por estar aquí y tener la voluntad de confiar en estas ideas y experimentar con ellas, porque de esa manera se puede ver que funcionan. Así, te bendigo. Mi santidad te bendice.

¡Y tu santidad me bendice a mí!

Te doy las gracias por darme esa luz que eres.
Te amo.

 


Un Curso de Milagros
Libro de Ejercicios, Lección 37
Mi santidad bendice al mundo

Esta idea contiene los primeros destellos de tu verdadera función en el mundo, o en otras palabras, la razón por la que estás aquí. Tu propósito es ver el mundo a través de tu propia santidad. De este modo, tú y el mundo sois bendecidos juntos. Nadie pierde; a nadie se le despoja de nada; todo el mundo se beneficia a través de tu santa visión. Tu santa visión significa el fin del sacrificio porque les ofrece a todos su justo merecido. Y él tiene derecho a todo, ya que ése es su sagrado derecho como Hijo de Dios.

No hay ninguna otra manera de poder eliminar la idea de sacrificio del pensamiento del mundo. Cualquier otra manera de ver inevitablemente exige el que algo o alguien pague. Como resultado de ello, el que percibe sale perdiendo. Y no tiene ni idea de por qué está perdiendo. Su plenitud, sin embargo, le es restaurada a su conciencia a través de tu visión. Tu santidad le bendice al no exigir nada de él. Los que se consideran a sí mismos completos no exigen nada.

Tu santidad es la salvación del mundo. Te permite enseñarle al mundo que es uno contigo, sin predicarle ni decirle nada, sino simplemente mediante tu sereno reconocimiento de que en tu santidad todas las cosas son bendecidas junto contigo.

Hoy debes dar comienzo a las cuatro sesiones de práctica más largas – las cuales han de tener una duración de tres a cinco minutos cada una – repitiendo la idea de hoy, a lo cual ha de seguir un minuto más o menos en el que debes mirar a tu alrededor a medida que aplicas la idea a cualquier cosa que veas:

Mi santidad bendice esta silla.

Mi santidad bendice esa ventana.

Mi santidad bendice este cuerpo.

Luego cierra los ojos y aplica la idea a cualquier persona que te venga a la mente, usando su nombre y diciendo:

Mi santidad te bendice, [nombre].

Puedes continuar la sesión de práctica con los ojos cerrados, o bien abrirlos de nuevo y aplicar la idea a tu mundo exterior si así lo deseas; puedes alternar entre aplicar la idea a cualquier cosa que veas a tu alrededor o a aquellas personas que aparezcan en tus pensamientos, o bien puedes usar cualquier combinación que prefieras de estas dos clases de aplicación. La sesión de práctica debe concluir con una repetición de la idea con los ojos cerrados, seguida inmediatamente por otra repetición con los ojos abiertos.

Los ejercicios más cortos consisten en repetir la idea tan a menudo como puedas. Resulta particularmente útil aplicarla en silencio a todas las personas con las que te encuentres, usando su nombre al hacerlo. Es esencial que uses la idea si alguien parece causar una reacción adversa en ti. Ofrécele la bendición de tu santidad de inmediato, para que así puedas aprender a conservarla en tu conciencia.

 

Únete a Nuestro Grupo de Facebook