Estás entrenando tu mente de forma sistemática a una nueva percepción de todo y de todos.


VIDEO CON LISA NATOLI

 


DÍA 25 AUDIO EN ESPAÑOL


Te doy las gracias por estar aquí conmigo. Te agradezco por experimentar con estas ideas.

Hoy quiero hablar de mi propia práctica de escuchar y confiar en la voz de Dios, que viene en muchas formas diferentes, porque la voz de Dios me habla durante todo el día.

Tú estás empezando a ser capaz de distinguir entre los dos diferentes sistemas de pensamiento (amor y temor) y entre las dos voces diferentes.

Estás aprendiendo a diferenciar estas voces por la forma en que te sientes y por prestar atención.

 

 

Lo que debería empezar a sorprenderte (si no lo ha hecho ya) es que eres capaz de observar tus pensamientos y emociones. Este es un enorme salto que se ha hecho. Es increíble ser consciente de que eres capaz de escuchar tranquilamente una conversación imaginaria en la cabeza. ¿Quién está escuchando?

Si estás viendo y escuchando a los pensamientos y emociones a través del día (y escribiéndolos en papel), entonces ¿quién (o qué) experimenta las emociones? ¿Quién (o qué) tiene los pensamientos? ¿Quién está escribiéndolos serenamente?

Puedes estar con ira, lleno de miedo e incertidumbre, y al mismo tiempo estar calmado e inmóvil para informar de todo ello.

¡Poder ver este es un logro asombroso!

Si tú fueras la rabia (intimidador, crítico, juez, atacante), ¡entonces la rabia (intimidador, el atacante, crítico, juez) estaría informando acerca de ella! En cambio, eres capaz de contar la historia de todo lo que parece estar sucediendo en tu vida de la misma manera que se puede hablar de una historia en una película.

Esa es la razón por la cual te exhorté a escribirlo en papel, para que pudieras ver por ti mismo que eres capaz de observar tus pensamientos y emociones en un ambiente de calma (¡e incluso feliz!).

Me encantó ayer la Lección 49 cuando habla sobre el sistema de pensamiento del ego.


Dice: “Trata hoy de no prestarle oídos“.


 

Me encanta la sencillez y sinceridad de lo que está diciendo: Sólo procura no escucharla.

Cuando la voz basada en el miedo te dice qué hacer, cuando de repente hay críticas, dudas, confusión, ira, ataque, sentencia, tristeza , ¡trata de no escucharla!

Quédate quieto.

Estás entrenando tu mente de forma sistemática a una nueva percepción de todo y de todos.

Sé consciente de cuándo la parte de tu mente que opera en el mundo está bajando por esa pista de complejidad y está tirándote hacia ella.

Sé consciente al contrario de la parte de la mente que está perfectamente en calma, quieta y totalmente segura.

Recuerda hacer una pausa.

Diviértete por toda esta actividad, en lugar de tomarla en serio.

Eres un hijo de Dios.

 

 


PRÁCTICA/EJERCICIO DEL DÍA:

1. Ver el video del día 25 (o escuchar el audio o leer la transcripción).

2. Trata de no escuchar a la parte de tu mente que opera en el mundo y obedece las leyes del mundo.

3. Identifícate con la parte en ti que está en calma, tranquila y totalmente seguro. En profundo silencio para escuchar la voz de Dios.

4. Ve a Cristo en todo el mundo el día de hoy. Date cuenta de que todos los que te vienen a la cabeza son enviados por Dios para darte un regalo. La voz de Dios habla a través de otros.

5. Presta atención a las palabras que están en tu mente (pensamientos) sobre otras personas y las palabras que están a punto de salir de tu boca – ¡es un mensaje para ti! Sé el primer receptor del mensaje.

 


Si has encontrado que este programa ha sido de valor para tu vida, siéntete en libertad para contribuir con una donación, esto permitirá que el programa se pueda seguir ofreciendo gratuitamente.
Quiero Donar

 

Únete a Nuestro Grupo de Facebook


TRANSCRIPCIÓN VIDEO / AUDIO:

Día 25: confiando en la voz de Dios

¡Hola, bienvenido! Soy Lisa y este es el día 25. El tema de hoy es “confiar en la voz que habla por Dios”.

Así que este es nuevo territorio. Te doy las gracias por estar aquí conmigo. Te agradezco por experimentar con estas ideas. Lo que estamos haciendo es distinguir entre los dos diferentes sistemas de pensamiento y estas dos voces diferentes. Estás aprendiendo a distinguir la diferencia y que lo notaspor la forma en que te sientes.

Ahora tienes una práctica donde te revisas internamente y dices, “Bueno, ¿Dónde estoy? ¿Estoy sintiéndome enojado o atacante?¿Estoy desorientado y me estoy sintiendo muy incierto? Entonces estoy en el sistema de pensamiento del ego. ¿O me estoy sintiendo tranquilo, y en reposo, y en paz, alegre y feliz? Entonces estoy en el sistema de pensamiento que es la verdad de lo que soy”. Ya no estás prestando atención al sistema de pensamiento del ego, ya estás más entrenado ahora.

Me encantó ayer la Lección 49 cuando habla sobre el sistema de pensamiento del ego, dice, “Trata de no prestarle oídos hoy“.¡Sólo trata de no escucharla hoy! Cualquier cosa que te diga que hagas, cuando te estás criticando a ti mismo, cuando estásjuzgando a otras personas, estás ahora entrenando tu mente de forma sistemática a ser consciente de cuando la mente estábajando por esa ruta, “Trata de no prestarle oídos hoy”. Simplemente atrápate cuando estás haciendo eso y di, “¡Esto es suficiente!”

Estamos avanzando a este nuevo espacio ahora de aprender a escuchar la voz de Dios. Lo que más escucho de las personas es, “no estoy seguro de que estoy escuchando. No estoy seguro de si estoy escuchando el ego o si estoy escuchando la voz de Dios.” Por lo tanto, quería hablar sobre eso hoy y lo que quería decir es que estés dispuesto a cometer errores. Sólo el ego quiere que trates de ser perfecto.

Este es un territorio nuevo para mí, y en verdad dije: “Bueno, estoy dispuesta a intervenir como un bebé.” Recuerda como cuando estamos aprendiendo los números y las letras del alfabeto, y cuando estabas aprendiendo a caminar y te caías, y todo lo nuevo que estabas tratando por primera vez, es un proceso un poco torpe. Hay frustración y dices, “Nunca más haré esto de nuevo!” Y sigues volviendo a ella y, de repente, se convierte en tu naturaleza primaria.

No puedes ver al Espíritu Santo, no puedes ver tu guía y la Voz que se tú oyes, viene en formas diferentes para personas diferentes. No puedo explicar cómo viene a ti, pero es una experiencia directa como ninguna otra cosa.

Lo que yo quería hablar es únicamente de aprender a confiar. Así es como aprendes a confiar en tu intuición, y aprendes a confiar en tu corazón, y aprendes a confiar en tu instinto. Te estás alejando de los 5 sentidos ahora y moviéndote hacia un nuevo espacio. Así que para mí es un alivio decir que puedo cometer errores. No siempre estoy segura si estoy escuchando la voz correcta y si realmente estoy incierta, no hago nada. Ese es siempre mi consejo.

Cuando oigo a la gente decir, “tengo una voz que dice que deje mi trabajo,pero no estoy seguro.” Yo siempre digo, tú sabes, sólo dale un minuto, simplemente descansa en ello y no hagas nada. Todo el viaje es uno a un lugar de paz, de modo que estamos utilizando estos momentos sólo para reposar en alguna decisión. Como “Bueno, ¿es eso lo que realmente se me pide ahora, cómo me siento acerca de esto?”

La otra cosa que me encanta, y es ahí donde comienza a ser divertido para mí, es que la voz de Dios habla a través de otras personas. Así que ahora estoy realmente presente porque antes, sólo estaba en un lugar de aislamiento, tratando de averiguar todo por mi cuenta, y ahora estoy tan presente con todos. Siempre que me encuentro con alguien, reconozco que se trata de unencuentro santo, este es el Cristo. “Esta persona ha sido enviada por Dios para darme un regalo.” ¡Esta es la forma en que vivo mi vida!

Esta es la razón por la que estoy tan feliz todo el tiempo, porque todo el mundo es simplemente enviado por Dios a mí para bendecirme. Incluso si están gritándome, no me importa. Es un reconocimiento de que algo está llegando a mí y quiero estar alerta. Quiero escuchar lo que esta persona tiene que decir.

Y puedes notar la diferencia. Puedes ver cuando a veces es una distracción a un camino que no deseas ir más. Otras veces se puede ver, cuandoalguien dice, “Oh, compra este libro” o “Llama a esta persona” o “Oh, mira esto” o “Haz esto” o “Haz aquello”. Y me siento a meditarlo también como, “Bueno, déjame ver si ese es el lugar que estoy destinada a ir”.

O cuando también recibes orientación para decirle algo a alguien.

Lo que hago es, me siento con eso también, y todo lo que está a punto de salir de mi boca es para mí, siempre. 100% del tiempo, si estoy a punto de decirle algo a alguien, antes de decirlo, me doy el mensaje a mí misma primero, y yo lo hago. A menudo, si veo que alguien necesita cambiar, quiero dar algún tipo de instrucción de cómo se deben hacer las cosas de manera diferente, yo lo recibo primero. Yo siempre soy el primer receptor del mensaje, hago una pausa, no sale de mí primero, y ya luego veo si puedo hacer lo que yo creo que la otra persona debería hacer.

Si creo que hablan demasiado o creo que deberían hacer de maneradiferente algo, digo, “Ese es un mensaje para MÍ”. ¡Y esto es limpia un montón! Ahora veo cómo nadie más tiene que cambiar. Pero a veces está llegándome un mensaje, como cuando aveces estás siendo guiado a decirle algo a alguien y deseas hacerlo en Amor.

Jesús dice en Un Curso de Milagros, a veces las cosas que vas a ser guiadoa hacer o decir, no parecerá espiritual. No dice que no será espiritual, pero así es como lo entiendo. Pareciera como si se tratara de una peticiónindignante o algo parecido, y tú la llevas a cabo. Simplemente permítete ponerte de pie con ambos pies en este lugar y comienza a confiar en esta voz.

No estamos prestando atención al ego más – lo estamos pescando cuando quiere tomar las riendas y comienzas a ver que ya no las lleva, ya no está acargo. Ya no estás criticando, no estás juzgando, no estás atacando. Si se desliza como un pequeño hilo, sabes, sólo está allí y está tirando de ti un poco, tú debes decir “¡No!” y lo detienes en seco y se convierte en unainvitación a la alegría. Así, en vez de dejar que tire de ti, estás entrando aese lugar de maestría, y de bendición y curación, y enviandorealmente tu amor hacia fuera.

Así es como la voz de Dios es fortalecida, que se vuelve más y más fuerte en ti, y puedes depender de ella. Puedes confiar en Aquel que está contigo, que es toda tu mente en Cristo.

Te agradezco por experimentar con estas nuevas ideas, y te amo.

 

Únete a Nuestro Grupo de Facebook