La primera fase de este programa de 40 días es sobre el perdón, dejar ir el pasado, y dejar de lado los resentimientos.

 


“Los milagros son un derecho de todos, pero la purificación es necesaria en primer lugar”
– Un Curso de Milagros

El siguiente par de días están preparando el escenario para dejar ir fácilmente lo que es doloroso en tu vida.

 

VIDEO CON LISA NATOLI

 


DÍA 2 AUDIO EN ESPAÑOL

 

El siguiente par de días están preparando el escenario para dejar ir fácilmente lo que es doloroso en tu vida.

El tema de hoy – purificación – será útil para deshacerte de viejos agravios de forma casi automática.

Te sorprenderás de lo rápido y fácil que es soltar la ira, el odio, el dolor o el malestar.

Cuando veas que los resentimientos están bloqueando los milagros que recibes, los dejarás ir todos.

No hay largos años de terapia.
No hay conversaciones agotadoras.
No hay que esperar a que alguien pida disculpas.
No hay búsqueda del dolor de la infancia tratando de averiguar por qué esto o por qué hicieron lo que hicieron.

En un instante de consciencia, verás que no importa lo que pienses que se te haya hecho a ti, no importa cuán grande sea el daño, sin importar la profundidad de la herida, tú tienes el poder para dejarlo ir.

Hoy les pido que lean dos lecciones del libro de Un Curso de Milagros – La lección 68 y la lección 69.

Dentro de unos días vamos a utilizar estas lecciones y la práctica de ellas para permitir que todos tus resentimientos se vayan.

 


PURIFICACIÓN SIGNIFICA HACERSE PURO.


 

Tú ya eres puro – ¡así que la purificación no es más que tomar consciencia de lo que ya eres!

¡Eso estuvo fácil!

 

 

El amor es lo que eres.

Hay una luz en ti que curará todos los aspectos de Tu vida cuando se reconoce y Te unes a ella.

Esta luz disolverá toda la oscuridad cuando te unes en colaboración con ella, ser uno con ella y reconocerla como lo que eres.

Cuando te unes con esta luz, la purificación ocurre por sí sola.

¿¿No me creen?? Compruébalo y verás.

 

Muchas personas piensan erróneamente que necesitan hacer algo para purificarse, y nada podría estar más lejos de la verdad.

LA LUZ sabe qué hacer.

Pero sí es necesario dejar de lado tu apego a la “realidad” que actualmente parece estar sucediendo en su vida.


“Lo necesario es empezar a dudar acerca de la realidad de tu versión de lo que son tus problemas.”

– Un Curso de Milagros


 

Así que supongamos que estás experimentando enfermedad, problemas, dificultades o dolor.

Todo lo que se necesita durante 40 días – recordemos que estamos experimentando – es recordar que estamos jugando en el arenero, ¡como niños! Es para que empieces a poner en duda lo que crees que es el problema.

Mantén una mente abierta. Todo lo que necesitas es la voluntad de permitir que la purificación se produzca, y sucederá.

Puedes pensar que estás enfermo, pero no eres un cuerpo. El “yo” que eres no puede estar enfermo.

Puedes pensar que vives en carencia y que no tienes dinero, pero el “yo” que eres, lo tiene todo.

Puedes pensar que tienes problemas con la gente, pero el “yo” que eres es puro amor, pura luz, está conectado con todo y con la alegría.

Cuando piensas de esta manera, la purificación sucede por sí sola.

Trozos enteros de tu sistema de falso pensamiento empiezan a caer, como caería un iceberg. Nadie tuvo que hacerlo pedazos o hacer algo – ¡se cae naturalmente!

La primera fase de este programa de 40 días es el perdón, dejar ir el pasado y dejar de lado los resentimientos.

La enseñanza de hoy será útil para deshacerse de viejos agravios, ¡casi de forma automática!

Te sorprenderá lo rápido y fácil que es soltar la ira, el odio, el dolor o malestar.

Cuando veas que las quejas están bloqueando los milagros que recibes, ¡¡las dejas ir todas!!

¡Sin largos años de terapia! ¡No hay conversaciones agotadoras! ¡No hay que esperar a que alguien te pida disculpas!

Cuando veas lo que te has estado haciendo a ti mismo y cómo los resentimientos causan enfermedades y problemas, te permitirás dejar ir fácilmente los viejos conflictos.

 


EJERCICIO DE HOY: Lee Un Curso de Milagros Lección 68 y Lección 69. Se añaden aquí en formato PDF para imprimir o puedes desplazarte a la parte inferior de esta página y la encontrarás allí.


 

Es suficiente con leerlas. ¡Relájate y disfruta!

Volveremos a las prácticas que se encuentran en estas dos lecciones en un par de días (escribe una lista de aquellos resentimientos que abrigas). Pero por ahora, basta con echar un vistazo.

 


“Tal vez piensas que no puedes dejar que tus quejas se vayan. Eso, sin embargo, es simplemente una cuestión de motivación”.
– Un Curso de Milagros


 

 

 

Desplázate hacia abajo para ver las Lecciones 68 y 69 de Un Curso de Milagros o descárgalos con los botones a continuación.

 

Lección 68 PDF

Lección 69 PDF

 


Si has encontrado que este programa ha sido de valor para tu vida, siéntete en libertad para contribuir con una donación, esto permitirá que el programa se pueda seguir ofreciendo gratuitamente.
Quiero Donar

Únete a Nuestro Grupo de Facebook

 

 


TRANSCRIPCIÓN DE VIDEO/AUDIO:

Día 2: Purificación

Hola bienvenido de nuevo. Soy Lisa Natoli, este es el día 2 y el tema para hoy es la purificación.

Un Curso de Milagros es una forma sistemática para entrenar tu mente a una percepción diferente de todo y de todos en el mundo. Me encanta eso. Lo que dice es que “Los milagros son el derecho de todos, pero una purificación es necesaria primero”.

La primera parte de este programa de 40 días es sobre la liberación de resentimientos, dejando atrás el pasado, simplemente viendo lo que estás dispuesto a dejar de lado y eso es necesario. Es necesario si se quiere entrar en ese lugar donde los milagros ocurren naturalmente.

Una de las cosas que quería hablar contigo hoy es cuánto amo Un Curso de Milagros porque yo siempre he oído de personas que tienen experiencias de despertar. Tú sabes… esas experiencias espontáneas de despertar como Eckhart Tolle, Adyashanti, Byron Katie, y yo los amo, absolutamente amo sus enseñanzas, y Mooji.

Hay personas en el mundo que han despertado y que ven las cosas de manera diferente. Cada uno de ellos tuvo una experiencia que se produjo en un momento sin ninguna aparente preparación. Eso me ponía loca, porque ¿cómo es que esto les sucedió? Yo quería tener esa experiencia y no me estaba pasando; me gustaba escuchar historias de personas que habían tenido experiencias de muerte, que habían muerto y se habían ido a la luz y vieron la unidad, el amor, la plenitud… como Anita Moorjani, que también amo; quiero decir, amo a todos estos maestros.

Anita Moorjani experimentó una curación completa y absoluta al pasar al otro lado del velo. Así que solía querer morir y tener esa experiencia, quería que me sucediera, pero nunca sucedió. Lo que Un Curso de Milagros hace es ofrecer esta experiencia a todo el mundo, esta es una experiencia que lo único que tienes que hacer es seguir las instrucciones.

Cuenta con un texto que tiene 31 capítulos, tiene un libro que tiene 365 lecciones y tiene un Manual para el Maestro; todo lo que tienes que hacer es hacer lo que dice. Me tomó 20 años llegar a ese entendimiento; como estaba diciendo ayer, estudié este libro, traté de entenderlo y me sentía frustrada. Ésa es la razón por la que estoy aquí ofreciendo este Programa de 40 días, a causa de lo que me sucedió.

Literalmente, vi que tenía que empezar de nuevo, sin ideas. Quiero decir, yo era una “sabelotodo” de un Curso de Milagros, conocía de principio a fin el libro. Podía citarlo. Había hecho el libro de trabajo de lecciones diez o más veces, y no estaba teniendo una experiencia de paz constante, que es lo que promete. Ya sabes, una experiencia de paz y alegría, de amor y milagros y de ver todos tus problemas desaparecer, ver la abundancia. Yo no estaba viendo eso.

Así que, finalmente, decidí: “bien, tengo que usar mi propia vida como un campo de experimentación”, y vi cambios al instante. Y sé que eso está a tu disposición. Así que estoy muy feliz de que estés aquí… ¡Salud!

La primera parte de este programa es “purificación”. De manera que estamos purificando todos los pensamientos basados en el miedo y estamos dejando de lado todos los resentimientos. Tengo ganas de leer en este momento una lección de un Curso de Milagros, Lección 68. Porque empezando mañana, voy a pedirte que hagas algunas listas de gente con la que estás molesto, personas con las que estás enojado; voy a pedirte que enumeres los resentimientos y voy a pedirte que los observes; para eso es que estás aquí en este Programa. No estás reaccionando más a las cosas, sólo las estás observando. Y la lección 68 dice: “El amor no abriga resentimientos” y el amor es lo que eres.

Así que recuerda, estamos utilizando estas tarjetas y tu Ser Verdadero es lo que eres.

“El amor no se puede enfermar. El amor no tiene problemas. El amor no se enoja. El amor crea únicamente a semejanza de Sí Mismo. “Y tendrás esta experiencia si eres consistente en ello. Si realmente te puedes decir a ti mismo: “Sí, quiero dejar mis resentimientos. No quiero ser de esta manera nunca más. No quiero ser enojado, crítico y criticarme a mí o a otros”.

La Lección 68 dice, “Tú que fuiste creado por el amor a semejanza de Sí Mismo, no puedes abrigar resentimientos y conocer tu Ser”. Y usa la palabra “Tú Mismo” con mayúscula . El “TÚ MISMO”, es el Espíritu, y eso es lo que Dios es. Dios no es una personalidad, Dios no es una persona, Dios es Amor y es “TÚ MISMO”. Así que lo que estamos haciendo es que estamos llegando a este “TÚ MISMO”.

La lección dice: “Para mantener un resentimiento tienes que haber olvidado quién eres” y el ser humano piensa que tener resentimientos es normal y piensa “Esta persona me hizo esto a mí y estoy molesto”, y luego sólo ocupa su tiempo pensando en ello. Pero yo quiero que veas lo irracional de pensar en algo que ni siquiera está aquí, ¿y qué es lo que hace? literalmente, no hace ni resuelve nada, ¡pues estás trastornándote a ti mismo pensando en una persona y una situación que no se encuentra ni siquiera en este momento!

Después de que destruyeron tu alegría en el pasado, ahora estás permitiendo que esto arruine tu alegría en el presente y al seguir acumulando este resentimiento, ahora ellos están destruyendo tu alegría en el futuro. No estás más que dejando que esta persona arruine tu alegría, pero puedes llegar a un lugar donde puedes ver que no eres una víctima, puedes ver que tienes el poder.

Esta es una de las cosas que realmente quiero para ti en este Programa de 40 días, es para que des un paso hacia la maestría. Esto es lo que Jesús hizo como un hombre, entró en dominio. Se centró en este mismo lugar donde estaba sólo el amor y sabía que no era un cuerpo. Así es como todos los milagros comenzaron a ocurrir, pues tenía esta conexión con Dios y nos pondremos también ahí, una vez limpiemos todo.

Vamos a hacer una limpieza durante la próxima semana o dos. Sólo vamos a limpiar lo más que se pueda, mirando hacia los resentimientos, soltando el pasado y te vas a sentir más liviano. Te encantará este trabajo porque he hecho que sea muy simple, quería hacerlo para principiantes. Yo quería que te emocionara, quería que te permitiera ver por ti mismo, eso es lo que quiero para ti.

Abrigar resentimientos es olvidarte de quien eres.Abrigar resentimientos es verte a ti mismo como un cuerpo, pero no eres un cuerpo, eres Espíritu, eres vitalidad. Así que parece que estás en un cuerpo, pero no eres un cuerpo. Puedes pensar en él como un traje que te pones; es como una pieza de ropa, no es lo que eres.

La forma más consistente en que puedes mantener esa vibración, es recordando, ”Yo soy el Amor. Soy un niño de Dios. Yo soy la luz del mundo”. Cuanto más lo hagas, más verás el cambio del cuerpo. El cuerpo no es real, está respondiendo a tus pensamientos. Así que quiero que juegues con estas ideas, yo quiero que te sumerjas por completo. Realmente quiero que digas, “Tengo 40 días para experimentar con esta idea, soy un científico! Soy un científico jugando en el laboratorio de ciencias. Mi vida es el gran experimento y estoy completamente comprometida”

¡Te quiero mucho! Realmente así es , me encanta que estés aquí conmigo, e incluso si piensas que no te conozco, te conozco. Conozco tu corazón, estás viendo este video, porque sé exactamente lo que quieres y yo realmente te honro por tener el valor de dar el paso a este lugar y tratar de probar nuevas ideas en tu vida.

Sólo voy a leer un poco más, voy a publicar esto en el sitio web y quiero que leas esto hoy. Vamos a mirar en la lección 69 también; la 69 dice: “Mis resentimientos ocultan la luz del mundo en mí” y tú quieres ver la luz. Así que verás lo rápido que estás liberándote de varias cosas, y dirás “Ya no quiero aferrarme a esto”.

¿Quieres milagros o prefieres resentimientos? Eso es una elección, se empieza a ver realmente “No,…. no quiero más ser un ser humano teniendo una experiencia humana. Quiero hacer las cosas que hizo Jesús. Quiero ser capaz de ser un obrador de milagros. Quiero ser capaz de curar y quiero ser sólo amor”.

La Lección 68 dice: “Quizá aún no hayas comprendido del todo lo que abrigar resentimientos le ocasiona a tu mente. Te hace sentir como si estuvieses enajenado de tu Fuente y fueses diferente de Él. Te hace creer que Él es como aquello en lo que tú piensas que te has convertido, pues nadie puede concebir que su Creador sea diferente de sí mismo.”.

“Escindido de tu Ser, el Cual sigue consciente de Su semejanza con Su Creador, tu Ser parece dormir, mientras que la parte de tu mente que teje ilusiones mientras duerme, parece estar despierta.¿Podría ser todo esto el resultado de abrigar resentimientos? ¡Desde luego que sí! Todo un mundo de odio y enfermedad se debe a que guardas resentimientos. Yo no quiero hacerlo más. “Pues aquel que abriga resentimientos niega haber sido creado por el Amor…”

Voy a parar aquí, voy a publicar esto en el sitio web. Les pido que lo lean. Así que estamos preparando nuestras mentes para el trabajo que vamos a hacer. Voy a pedirte ser muy específico en la búsqueda de los resentimientos que están en tu mente, no tienes que pensar ahora. Pero por ahora sólo busca: “Bien, ¿estoy listo para dejar que todo se vaya? ¿Todos los resentimientos hacia mi persona, mis resentimientos hacia otras personas?” Y ésta es la purificación, estás dejando de lado la oscuridad.

Te agradezco con todo mi corazón por estar aquí. Yo te amo porque eres la luz del mundo.

 


Un Curso de Milagros
Lección 68
El amor no abriga resentimientos.

Tú, que fuiste creado por el Amor a semejanza de Sí Mismo, no puedes abrigar resentimientos y conocer tu Ser. Abrigar resentimientos es olvidarte de quien eres. Abrigar resentimientos es verte a ti mismo como un cuerpo. Abrigar resentimientos es permitir que el ego gobierne tu mente y condenar el cuerpo a morir. Quizá aún no hayas comprendido del todo lo que abrigar resentimientos le ocasiona a tu mente. Te hace sentir como si estuvieses enajenado de tu Fuente y fueses diferente de Él. Te hace creer que Él es como aquello en lo que tú piensas que te has convertido, pues nadie puede concebir que su Creador sea diferente de sí mismo.

Escindido de tu Ser, el Cual sigue consciente de Su semejanza con Su Creador, tu Ser parece dormir, mientras que la parte de tu mente que teje ilusiones mientras duerme, parece estar despierta. ¿Podría ser todo esto el resultado de abrigar resentimientos? ¡Desde luego que sí! Pues aquel que abriga resentimientos niega haber sido creado por el Amor, y en su sueño de odio, su Creador se ha vuelto algo temible. ¿Quién podría tener sueños de odio y no temer a Dios?

Es tan cierto que aquellos que abrigan resentimientos forjarán una nueva definición de Dios de acuerdo con su propia imagen, como que Dios los creó a Semejanza de Sí Mismo y los definió como parte de Él. Es tan cierto que aquellos que abrigan resentimientos sentirán culpabilidad, como que los que perdonan hallarán la paz. Y es igualmente cierto que aquellos que abrigan resentimientos se olvidarán de quienes son, como que los que perdonan lo recordarán.

¿No estarías dispuesto a abandonar tus resentimientos si creyeras que todo esto es cierto? Tal vez crees que no puedes desprenderte de tus resentimientos. Esto, sin embargo, no es sino una cuestión de motivación. Hoy trataremos de ver cómo te sentirías sin ellos. Si lo logras, aunque sea brevemente, jamás volverás a tener problemas de motivación.

Comienza la sesión de práctica más larga de hoy escudriñando tu mente en busca de aquellas personas que son objeto de lo que según tú son tus mayores resentimientos. Algunas de ellas serán muy fáciles de identificar. Piensa luego en los resentimientos aparentemente insignificantes que abrigas en contra de aquellas personas a quienes aprecias e incluso crees amar. Muy pronto te darás cuenta de que no hay nadie contra quien no abrigues alguna clase de resentimiento. Esto te ha dejado solo en medio de todo el universo tal como te percibes a ti mismo.

Resuélvete ahora a ver a todas esas personas como amigos. Diles a todas ellas, pensando en cada una por separado:

Te consideraré mi amigo, para poder recordar que eres parte de mí y así poder llegar a conocerme a mí mismo.

Pasa el resto de la sesión tratando de imaginarte a ti mismo completamente en paz con todo el mundo y con todo, a salvo en un mundo que te protege y te ama, y al que tú, a tu vez, amas. Siente como la seguridad te rodea, te envuelve y te sustenta. Trata de creer, por muy brevemente que sea, que no hay nada que te pueda causar daño alguno. Al final de la sesión de práctica di para tus adentros:

El amor no abriga resentimientos.

Cuando me desprenda de mis resentimientos sabré que estoy perfectamente a salvo.

Las sesiones de práctica cortas deben incluir una rápida aplicación de la idea de hoy tal como se indica a continuación, la cual deberá hacerse siempre que surja un pensamiento de resentimiento contra alguien, tanto si esa persona está físicamente presente como si no:

El amor no abriga resentimientos.

No traicionaré a mi propio Ser.

Además de eso, repite la idea varias veces por hora de la siguiente manera:

El amor no abriga resentimientos.

Quiero despertar a la verdad de mi Ser dejando a un lado todos mis resentimientos y despertando en Él.


Un Curso de Milagros
Lección 69
Mis resentimientos ocultan la luz del mundo en mí.

Nadie puede ver lo que tus resentimientos ocultan. Debido a que tus resentimientos ocultan la luz del mundo en ti, todo el mundo se halla inmerso en la obscuridad, y tú junto con ellos. Pero a medida que el velo de tus resentimientos se descorre, tú te liberas junto con ellos. Comparte tu salvación con aquel que se encontraba a tu lado cuando estabas en el infierno. Él es tu hermano en la luz del mundo que os salva a ambos.

Intentemos hoy nuevamente llegar a la luz en ti. Antes de emprender esto en nuestra sesión de práctica más larga, dediquemos varios minutos a reflexionar sobre lo que estamos tratando de hacer. Estamos intentando literalmente ponernos en contacto con la salvación del mundo. Estamos tratando de ver más allá del velo de tinieblas que la mantiene oculta. Estamos tratando de descorrer el velo y de ver las lágrimas del Hijo de Dios desaparecer a la luz del sol.

Hoy daremos comienzo a nuestra sesión de práctica más larga plenamente conscientes de que esto es así y armados de una firme determinación por llegar hasta aquello que nos es más querido que ninguna otra cosa. La salvación es nuestra única necesidad. No tenemos ningún otro propósito aquí ni ninguna otra función que desempeñar. Aprender lo que es la salvación es nuestra única meta. Pongamos fin a la ancestral búsqueda descubriendo la luz en nosotros y poniéndola en alto para que todos aquellos que han estado buscando con nosotros la vean y se regocijen.

Y ahora, muy serenamente y con los ojos cerrados, trata de deshacerte de todo el contenido que generalmente ocupa tu conciencia. Piensa en tu mente como si fuera un círculo inmenso, rodeado por una densa capa de nubes obscuras. Lo único que puedes ver son las nubes, pues parece como si te hallaras fuera del círculo y a gran distancia de él.

Desde donde te encuentras no ves nada que te indique que detrás de las nubes hay una luz brillante. Las nubes parecen ser la única realidad. Parece como si fueran lo único que se puede ver. Por lo tanto, no tratas de atravesarlas e ir más allá de ellas, lo cual sería la única manera de convencerte realmente de su insubstancialidad. Eso es lo que vamos a intentar hoy.

Después que hayas pensado en cuán importante es para ti y para el mundo lo que estás intentando hacer, trata de alcanzar un estado de perfecta quietud, recordando únicamente la intensidad con la que deseas alcanzar hoy mismo, en este mismo instante, la luz que resplandece en ti. Resuélvete a atravesar las nubes. Extiende tu mano y, en tu mente, tócalas. Apártalas con la mano, y siente como rozan tus mejillas, tu frente y tus ojos a medida que las atraviesas. Sigue adelante; las nubes no te pueden detener.

Si estás haciendo los ejercicios correctamente, empezarás a sentir como si estuvieses siendo elevado y transportado hacia adelante. Tus escasos esfuerzos y tu limitada determinación invocan el poder del universo para que venga en tu ayuda, y el Propio Dios te sacará de las tinieblas y te llevará a la luz. Estás actuando de acuerdo con Su Voluntad. No puedes fracasar porque tu voluntad es la Suya.

Ten confianza en tu Padre hoy y certeza de que Él te ha oído y te ha contestado. Es posible que aún no reconozcas Su respuesta, pero puedes estar seguro de que se te ha dado y de que la recibirás. Trata de tener presente esta certeza, según intentas atravesar las nubes en dirección a la luz. Trata de recordar que por fin estás uniendo tu voluntad a la de Dios. Trata de mantener claro en tu mente el pensamiento de que lo que emprendes con Dios no puede sino tener éxito. Deja entonces que el poder de Dios obre en ti y a través de ti, para que se haga Su Voluntad y la tuya.

En las sesiones de práctica más cortas, que te conviene llevar a cabo tan a menudo como sea posible en vista de la importancia que la idea de hoy tiene para ti así como para tu felicidad, recuérdate a ti mismo que tus resentimientos ocultan la luz del mundo de tu conciencia. Recuérdate también que no la estás buscando solo y que sabes dónde encontrarla. Di entonces:

Mis resentimientos ocultan la luz del mundo en mí.

No puedo ver lo que he ocultado.

Mas por mi salvación y por la salvación del mundo, deseo que me sea revelado.

Asegúrate asimismo de decir para tus adentros:

Si abrigo este resentimiento la luz del mundo quedará velada para mí,

si sientes hoy la tentación de abrigar algún resentimiento contra alguien.

Únete a Nuestro Grupo de Facebook