TODOS LOS PROBLEMAS DE DINERO SON PROBLEMAS DE PENSAMIENTO

Todos los problemas con el dinero son problemas de pensamiento. Si hay carencia en tu vida, hay un pensamiento o creencia que está bloqueando el fluir de la abundancia que se encuentra disponible para ti en todo momento.

Tú eres un hijo de Dios, con un Padre muy rico en abundancia. Tú tienes todo porque se te dio todo cuando fuiste creado: luz, santidad, amor, el poder de Dios, la paz de Dios. No solamente te fueron “dados” estos dones, tú ERES esos dones. De modo que tienes y eres todo.

Si tienes deudas que te cuestan pagar, o te estás preocupando por el dinero, simplemente te has olvidado de ese simple hecho de tu identidad con Dios y tu herencia. Has olvidado la verdad de lo que eres. Es como la historia del Hijo Pródigo. Tú tienes un padre muy rico, y te has perdido lejos de tu casa, con la creencia que lo podrías hacer mejor solo.

En la medida que te has alejado más y más de tu hogar y perderte en la oscuridad, has malgastado tu herencia hasta el punto que no te ha quedado nada.

Sin embargo, tu hogar te espera. Como el hijo pródigo, tú sencillamente debes detener lo que estás haciendo, y darte cuenta que tu modo de hacer las cosas no está funcionando.

Luego debes dar la vuelta y regresar a casa, donde tu Padre te espera para darte la bienvenida con brazos abiertos.

Mi Decisión de Lidiar con el Bloqueo con el Dinero

En el 2012, tomé una decisión de lidiar con el bloqueo alrededor del dinero. Yo sabía conceptualmente a través de mi trabajo con el Curso de Milagros que mi situación externa y condiciones eran un reflejo de mis pensamientos y creencias. En ese tiempo, tenía muy poco dinero, y una deuda con la tarjeta de crédito que había estado ignorando por 10 años.

Durante la mayor parte de mi vida, me había dicho a mí misma que no necesitaba el dinero. Al mismo tiempo, sostenía la creencia que debía trabajar muy duro para ganarme el dinero.

Cuando me encontraba en mi camino espiritual en mis veintes, realmente intensifiqué mis esfuerzos para alejar el dinero de mí. Yo pensaba que la gente espiritual buena no tenía dinero, que cualquier dinero que les llegaba: era para dárselo a los pobres.

Yo creía que tener dinero equivalía a todo lo malo que hay.

Esos eran mis creencias privadas. Yo interpreté que cuando Jesús volteó las mesas en el templo era porque era una seña que su mensaje trataba acerca de que no deberíamos estar trabajando, y que no deberíamos tener dinero. Que debíamos “deshacernos de todo y seguirlo a él”. Yo usaba versos de la biblia y líneas del Curso de Milagros para decirme a mí misma que no tener dinero era algo bueno. Solía decir cosas como “el dinero es una ilusión; el mundo es una ilusión; no soy un cuerpo; yo soy libre”.

De cierta manera sentía que la pobreza era testimonio de mi avanzado estado mental.

Ahora me río de este tipo de pensamientos, siendo testigo de cuan radicalmente ha cambiado mi vida, pero creí seriamente en estas ideas durante la mayor parte de mi vida.

En la primavera del 2012 dije: SUFICIENTE.

Mi vida está dedicada a Dios y al entrenamiento mental de Un Curso de Milagros. Yo me paso casi todo mi tiempo “testeando” y experimentando con las ideas contenidas en el libro. A veces me siento como un “científico en el campo”, tomando una idea y aplicándola a situaciones en mi vida.

La única parte con la cual no experimenté fue con el dinero. Sentía mucha vergüenza por no tener dinero. Yo pensaba que la gente me juzgaría si tuviese dinero, que sería una señal que soy avara, egoísta y mundana.

Mientras tanto, no tenía dinero para pagar mis cuentas. No tenía dinero para ponerle gas al auto. Mi sitio dejaba de funcionar porque no podía pagar la mensualidad de $10 para que continuara funcionando mi blog (eso fue en el 2004, cuando costaba USD $10 mensuales para tener un sitio). De pronto alguien me enviaría dinero, y podía pagar la mensualidad para que volviera a funcionar mi sitio. Esa fue mi vida por años. Pensaba: si es necesario (de tener gas en mi coche, de tener un sitio), el dinero vendrá.

Tenía la mentalidad de “esperemos a ver qué ocurre”. Yo permitía que el mundo externo y los eventos externos dictaran cómo sería mi vida, en vez de que fuera al revés.

Viendo Nuevas Posibilidades

Una vez comienzas a cambiar tu estado mental – tu mentalidad – tu experiencia completa comienza a cambiar. Te vuelves consciente de que todo en el universo es energía (luz) y en vez de esconderla dentro (escondiendo ese brillo que eres al “ponerlo debajo de una mesa”), tu colocas esa luz en un candelero y dejas que brille. En vez de aferrarte a tus patrones viejos de temor, te permites ver nuevas posibilidades para tu vida.

Así que en el 2012, yo tomé una decisión de ser más intencional, de sanar mis pensamientos acerca del dinero y salir de la deuda, de vivir una vida de alegría y abundancia, libre de pensamientos de carencia.

Nos acercamos al año 2018 ahora.

Permite que este año sea el año que cambies de mentalidad, para que el mundo que crees ver cambie.

Pregunta: ¿Eres capaz de ver una nueva posibilidad para ti luego de leer este artículo? ¿Estás listo para abandonar tus pensamientos de carencia y limitación? ¡Comenta abajo!

 

¡Un brindis por un próspero año nuevo!

Con amor,

Lisa

About the author: Maestros de Dios